¿Qué son los Landmarks en Masonería?

¿Qué son los Landmarks en Masonería?

Las Constituciones de Anderson.
Las Constituciones de Anderson.

Las únicas Obediencias masónicas que hablan en realidad de Landmarks son las autodenominadas Logias regulares.

La Gran Logia Unida de Inglaterra habla más bien de condiciones de reconocimiento que solo otorga a aquellas Obediencias que comparten su misma interpretación de la Tradición masónica, que se halla recogida en las llamadas «Ocho condiciones del 4 de Septiembre de 1929», a saber:

  1. Regularidad de origen: es decir, cada Gran logia debe haber sido establecida regularmente una Gran logia debidamente reconocida, o por tres o mas logias, a su vez regularmente constituidas.
  2. La creencia en el Gran Arquitecto del Universo y en su Voluntad revelada, debe ser una cualificación esencial para acceder a la condición de miembro.
  3. Que todos los iniciados deberán asumir su juramento sobre, o a la vista de un Volumen Abierto de la Ley Sagrada, según la cual el que ha de ser iniciado considere que su conciencia puede quedar obligada.
  4. Que los miembros de la Gran logia y de cada una de las logias pueden ser sólo varones; y que ninguna Gran logia puede mantener relaciones masónicas con ninguna clase de logias mixtas o cuerpos masónicos que admitan como miembros a mujeres.
  5. Que cada Gran logia tendrá jurisdicción soberana sobre las logias de su obediencia, es decir que la Gran logia se constituye como organización autónoma, independiente y responsable, con autoridad única e indiscutida sobre el Arte y los tres grados simbólicos (Aprendiz, Compañero y Maestro); y no compartirá esta autoridad con ningún Supremo Consejo u otro poder que pueda reclamar alguna clase de control o supervisión sobre estos grados.
  6. Que las tres Grandes Luces de la Francmasonería (explícitamente, el Volumen de la Ley Sagrada, la Escuadra y el Compás) estarán siempre visibles cuando la Gran logia o sus logias subordinadas estén trabajando, siendo la principal de esas luces el Volumen de la Ley Sagrada.
  7. Que toda discusión sobre religión o política dentro de las logias estará estrictamente prohibida.
  8. Que los principios de los Antiguos Límites (Landmarks), costumbres y usos del Arte serán estrictamente observados.

 

Entre las Grandes logias agrupadas alrededor de la Gran logia Unida de Inglaterra, se encuentran la mayor parte de las Grandes logias de los países anglosajones: Canadá, EEUU, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda, y algunas importantes Obediencias europeas, como las Grandes logias Unidas de Alemania, la Gran Logia Nacional Francesa, la Gran Logia de España, Las Grandes Logias Escandinavas, La Gran Logia Alpina….

Frente a esta constelación de Obediencias están las llamadas Obediencias signatarias del «Llamamiento de Estrasburgo del 22 de junio de 1961», (CLIPSAS)[1] que no habla de regularidad sin de esencialidad del método masónico que se contiene en la idea de «La logia Justa y Perfecta», a saber:

Para dar continuidad al acuerdo de Estrasburgo las Potencias signatarias proponen la siguiente definición que en su espíritu, no es ni limitativa ni exhaustiva:

  1. Está formada por al menos siete maestros o maestras masones.
  2. 3 la dirigen, 5 la iluminan y 7 la hacen justa y perfecta.
  3. La logia trabaja según un ritual utilizando los símbolos de la construcción.
  4. Sus tenidas se realizan en un lugar cerrado y cubierto donde se encuentran las columnas J y B, las tres grandes luces entre las que deben estar la escuadra y el compás, los útiles del grado y el pavimento mosaico.
  5. La logia practica los grados de Aprendiz, de Compañero y de Maestro.
  6. La Iniciación al grado de Aprendiz, que se efectúa bajo el signo del triángulo, comprende la Cámara de Reflexión, las pruebas y el paso de la oscuridad a la luz. La promoción al grado de Compañero tendrá lugar a la luz de la Estrella Flamígera. La elevación a la Maestría comporta la comunicación de la leyenda de Hiram. A cada grado corresponde una promesa solemne.
  7. Es masón, el varón o la mujer que han sido iniciados en una logia masónica Justa y Perfecta.

La Enciclopedia Masónica Coil ha reunido cuarenta y una definiciones regulares de las que doce ponen el énfasis en su antigüedad, nueve en la universalidad y trece en la inalterabilidad. Once consideran que son principios establecidos por costumbres, dos los declaran leyes escritas, tres leyes no escritas, cuatro opinan que son los secretos y las ceremonias de los masones operativos, dos sugieren que son indefinibles y cinco aseguran que los Landmarks no existen. Aunque parezca mentira, los Landmarks tienen un poco de todo esto. Pero lo más impactante es que en lo que parece que todos estamos de acuerdo en el rechazo a cambiarlos.

Quizás la definición más admitida sea la de Mackey [2], para él son: “Aquellas antiguas y universales costumbres de la orden que, gradualmente se fueron aceptando, o fueron impuestas de una vez por una autoridad competente, y esto fue en un tiempo tan remoto que no queda ni registro de cuando fue. Por ello, los Landmarks tienen la mayor autoridad que la memoria o que la historia puedan ofrecer, por lo que son universales, inalterables e irrepetibles”

 

BREVE HISTORIA DEL LANDMARKS[3]

 

Según la Enciclopedia Masónica de Coil[4] y el libro Jurisprudencia Masónica de Roscoe Pound[5]:

En la época operativa (antes de la creación de la Gran Logia de Inglaterra en 1723) no hay ninguna mención al término “Landmark” en masonería, aparte de su significado operativo. En Inglaterra, las Logias se gobernaban por las Constituciones Góticas en las que ni la palabra ni el concepto está presente.

La palabra “Landmark” aparece por primera vez en masonería en 1720 (publicada en 1723) en los reglamentos compilados por George Payne[6], que en su artículo 39 dice: “Cada Gran Logia tiene autoridad para modificar este Reglamento o redactar otro en beneficio de la Fraternidad, siempre que se mantengan invariados los antiguos Landmarks”, pero dejó el concepto sin precisar.

 

Sobre lo que pudo decir Payne hay tres teorías (según Pound):

Pudo usar esta palabra como antiguas, universales e inalterables costumbres, definición de MacKey

O se refería solo a los ritos y a los secretos de los masones operativos, como interpreta Hextall.

O bien, Anderson encontró el término en alguno de manuscritos antiguos que utilizó Payne para redactar sus reglamentos, donde la palabra se usó con sentido operativo, y la incluyó sin preocuparse demasiado en su significado. Esta es la teoría más aceptada por los estudiosos, incluyendo a Pound.

En el resto del siglo XVIII el término se usa poco y no se llega a concretar. Parece no interesar demasiado.

Los reglamentos corregidos de 1738 mantienen la frase “… invariables los antiguos Landmarks”

Hasta 1775, no aparece de nuevo la palabra: Preston, en su libro Ilustraciones de Masonería la usa como sinónimo de usos y costumbres de la orden, refiriéndose a la no-conveniencia de modificar rituales. Pero no llega ni a listarlos ni a definirlos.

La primera mitad del siglo XIX se caracteriza en América por una gran cantidad de escritos masónicos que hablan de unos Landmarks misteriosos de trasmisión oral, pero este movimiento no tiene reflejo en Inglaterra:

En 1813, aparece otra mención en el Manual Masónico de Ashe. Pero solo copia a Preston.

También en 1813 en el acta de la Gran Asamblea para la Unión de las dos grandes logias de Inglaterra se menciona que, tras la unión, “debe haber unidad de obligaciones, disciplina, trabajo en logia y vestimenta de acuerdo con los Landmarks y tradiciones de la orden”. Sin duda se refiere a usos y costumbres.

En 1819 el Duque de Suffolk, Gran Maestro de Inglaterra, también establece claramente que los Landmarks se refieren solo a usos y costumbres (mencionando de nuevo la no-conveniencia de cambiar un ritual autorizado)

Pero en América:

El Dr. Oliver habló ya en 1821 de unos supuestos Landmarks misteriosos y secretos de transmisión oral.

En 1850, Oliver elaboró una lista de 41 Landmarks (en 12 categorías distintas) incluyendo 10 que él declaró obsoletos. Todavía los Landmarks no eran inalterables.

En Enero de 1856, la Gran Logia de Minnesota aporta una nueva constitución que incluía una lista con 26, esta es la primera lista que aporta el Landmark de inalterabilidad aunque solo se refiere a los ritos y a las ceremonias pero no a los Landmarks. No se conoce al autor, ni sus intenciones, ni sus fuentes.

En Junio de 1856, Rob Morris de Kentucky publica una lista más pequeña, con solo 17, en el que incluye la inalterabilidad en toda su extensión pero refiriéndose a los Landmarks en general (no a su lista en concreto)

Parece que Mackey se inspiró en estas dos listas para elaborar su lista de 25 Landmarks publicada en 1858. Su inalterabilidad se refiere a su lista, de la que dice que no se puede cambiar lo más mínimo, y al no dejar sitio para el debate no permite ninguna evolución.

En 1872 la Gran Logia de Nevada aprobó otra lista de 39 Landmarks distintos de los de Mackey.

En 1877, se produce la crisis del Gran Oriente de Francia con la creación del Rito Francés Moderno. Derogan la obligación a que la logia esté presidida por el volumen de la ley, la necesidad de creer en el G.A.D.U. y la persistencia del alma. Ello provocó el cese del reconocimiento del Gran Oriente de Francia por la mayoría de las Grandes logias del momento.

En 1878, Woodford y Lockwood, aceptan la definición de Mackey, pero no su lista. Lockwood reduce la lista a solo 19 Landmarks (y con distinta redacción)

Entre 1889 y 1893 Grant también de Kentucky publica otra lista diferente con 54 Landmarks.

En 1889, La Gran logia de Louisiana aprueba su lista con 24 Landmarks, en la que incluyen uno de esos Landmarks obsoletos (el número 24), que todavía sigue vigente (os recomiendo que lo leáis)

En el siglo XX empieza la racionalización y el intento de llegar a un mínimo acuerdo universal sobre los criterios de reconocimiento entre Grandes Logias.

En 1908, John Lawrence mostró su desacuerdo con todas las listas, en su libro Jurisprudencia Masónica y Simbolismo. Según él, ninguna lista cumplía las condiciones de Mackey para ser considerados Landmarks.

En 1928, la Gran Logia de Virginia Occidental adopta una lista de solo 8 Landmarks.

En 1929, la Gran Logia Nacional de Inglaterra redacta unos principios, para poder reconocer a una Gran Logia regular, con ocho puntos, que son los mismos que están recogidos en la Constitución de la GLE.

En 1952, Roscoe Pound, Gran Maestro, decano de Derecho en la Universidad de Harvard, en su libro Jurisprudencia Masónica, propuso una lista con solo siete. Que son el primer intento serio de llegar al mínimo común de las listas de Landmarks.

En 1953 La Gran Logia de Vermont revoca la lista de Mackey y aprueba la lista de Pound.

En 1967 La logia Quator Coronati publica el libro de Harry Carr Recopilación de Escritos Prestonianos 1925-1960 que reduce la lista a solo 5 (estando recogidos los 4 primeros en los OLD CHARGES).

En 1970 la Gran Logia de Michigan reconoce una lista con solo 3, los Landmarks que son los que imprimen el carácter deísta de la orden:

Un masón debe creer en el Gran Arquitecto del Universo, el volumen de la ley sagrada es esencial y parte indispensable de la logia y, por último, se debe creer en la inmortalidad del alma.

Pero, ¿cuales de los más de doscientos Landmarks distintos incluidos en listas regulares son esenciales?¿Cuál de todas las listas cumple con los requisitos de Mackey? Esto es: antiguos, universales e inalterables.

 

Siga leyendo aquí…

 

[1] CLIPSAS, 30 ans. Hier, Aujourd´hui, Demain. Georges KLEINMANN. Rue Laeken, 79. 1000 Bruselas. Bélgica.

[2] Albert Gallatin Mackey (March 12, 1807 – June 20, 1881) was an American medical doctor and author. He is best known for his writing many books and articles about freemasonry, particularly the Masonic Landmarks.

[3] Tomo los datos de la plancha del hermano Montero, de la GLE.

[4] .-Coil’s Masonic Encyclopedia– October 15, 2011.- by Henry Wilson Coil, William Moseley Brown(Editor)

[5].- Roscoe Pound.-(Lincoln, 1870 – Cambridge, 1964) Jurista y pensador estadounidense, considerado uno de los máximos exponentes norteamericanos en el campo de la Filosofía del Derecho. Comenzó a estudiar Botánica en la Universidad de Nebraska, materia de la que se licenció en 1888, y desde 1892 hasta 1903 trabajó como botánico del Servicio Estatal de Inspección. En 1889 ingresó en la Universidad de Harvard para estudiar Derecho. Tras graduarse, regresó a Nebraska, donde dio clases en la Universidad (1899-1907), al mismo tiempo que ejercía como abogado. En 1907 pasó a la Universidad Northwestern en Chicago y en 1909 a la de Chicago, en la que sólo permaneció un año ya que obtuvo una plaza en Harvard. En este prestigioso centro desarrolló la mayor parte de su trabajo de investigación y ejerció el puesto de Decano de la Facultad de Derecho entre 1916 y 1936. Ostentó diversos cargos dentro del sistema judicial de Nebraska, como comisario de apelaciones de la Corte Suprema, entre 1901 y 1903, y para la uniformidad de las leyes del Estado, desde 1904 hasta 1907. Después de la II Guerra Mundial asesoró al gobierno nacionalista chino en la organización de su sistema judicial.

 

[6] George Payne was a Freemason and the second Grand Master of the Premier Grand Lodge of England in 1718. After being succeeded by John Desaguliers in 1719, he was again Grand Master in 1720. During this time he compiled The Constitutions of the Free-masons, which was printed in 1722 or 1723.[1] He was deputy Master in 1725, when the Duke of Richmond was both Master of the Lodge and Grand Master.