El pasado 13 de febrero Manuel Viedma, en representación de la Logia Mediodía, adscrita a la Gran Logia Simbólica Española, compareció ante el pleno del Ayuntamiento de Córdoba para pedir la retirada de nombres franquistas, en aquellas placas que tengan relación con personas colaboradoras del régimen de Franco. Como compensación al agravio histórico, Viedma solicitó que una calle o plaza de la ciudad fueran nombrados como “Fraternidad Universal“.

Manuel Viedma señaló que “no podemos mirar para otro lado y decir que no es bueno reabrir heridas: las heridas no se han cerrado, no hay nada que re-abrir”. La ciudad de Córdoba, en su opinión, no puede mantener que algunos espacios públicos sean conocidos a través de “nombres de personas que colaboraron con un régimen que trajo tanto dolor a nuestro país”. Estos personajes franquistas “cercenaron la libertad, la identidad y la justicia de un pueblo” y por ello “no pueden estar presentes hoy en las esquinas de Córdoba”, ya que es anómalo y causa dolor.

no podemos mirar para otro lado y decir que no es bueno reabrir heridas: las heridas no se han cerrado, no hay nada que re-abrir

De otro lado, Manuel Viedma aprovechó la ocasión para reivindicar el papel que históricamente ha jugado la Masonería, “por haber aportado a la sociedad profundas ideas democráticas, y por su férrea oposición a toda clase de tiranías”. Desde su punto de vista “la sociedad está en deuda con los masones y las masonas, y éste Ayuntamiento debería hacer un esfuerzo, en la medida que le corresponde, para retirar la leyenda negra que envuelve a la Masonería, y para dejar de glorificar a los que de una manera irregular y abyecta conculcaron la legalidad vigente democrática”.

Viedma ya representó a la Logia Mediodía en otra ocasión en el mismo consistorio. La primera fue el día 7 de marzo de 2017, día en que en Ayuntamiento restituyó la honorabilidad de la Masonería.

Medios locales recogen la noticia, que puede consultarse a través del siguiente link.